Ella es Paula, un torbellino de energía positiva capaz de despejar el peor día. Empezamos la sesión en un edificio abandonado muy cerca de la bonita playa de “Cala Sardina”, situada entre la localidad de San Luis de Sabinillas (Málaga) y el Puerto de Sotogrande (Cádiz). En las primeras tomas jugamos con el sol y los contraluces para aplicar en el postproceso tonos cálidos y veraniegos.

Según íbamos bajando hacia la playa el sol se ocultaba tras los árboles y nos dejaba la luz que tanto nos gusta para hacer fotografías. Con el Estrecho de Gibraltar de fondo y un inmenso mar Mediterráneo continuábamos haciendo fotos.

Y para finalizar usamos las extrañas formaciones rocosas de colores ocres.

Aunque no nos podíamos ir sin aprovechar esta carretera desierta.

2017-09-12T19:44:24+00:00